Hay muchos factores que debes tener en cuenta antes de elegir la dieta propicia para tu cuerpo. Quizás los más importante son determinar en qué situación estás y qué tanto sacrificio estás dispuesto a asumir para conseguir el resultado que quieres. Conoce los tipos de dietas y decide cuál es el que mejor se adaptará a tus necesidades 

Dieta macrobiótica: básicamente es comer de manera saludable. Incluir muchas verduras, frutas y pescado y descartar las grasas poli saturadas y el azúcar. Lo mejor que tiene esta dieta es que no necesitas elementos especiales para llevarla adelante y, además, puedes incorporarla a tu vida diaria independientemente de tu deseo de bajar de peso.

Dieta disociada: En tus tres comidas diferenciarás los tipos de alimentos en función de los nutrientes que tienen. Tu primer pato podrá tener verduras y hojas verdes, el segundo carnes y el tercero legumbres y cereales.

Dieta hipocalórica: el objetivo principal de esta alternativa es que ingieras menos calorías que las que gastas habitualmente. De esta manera podrás “quemar de las reservas” y bajar de peso fácilmente. Lo bueno de esta dieta es que, aunque es estricta en términos de contabilizar contenido calórico de cada comida, incluye grasas animales y proteínas necesarias para tener una nutrición equilibrada.