Para recibir la temporada, te describimos cuatro de los paisajes de invierno más espectaculares de Europa.

  1. Brujas, Bélgica: esta ciudad, cuyo casco histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, posee numerosos canales que se congelan con la llegada del invierno. Además, para combatir el frío no faltan lugares en donde podrás degustar el chocolate caliente tan característico del país.
  2. Rothenburg ob der Tauber, Alemania: las iglesias, torres, casas entramadas y monasterios de esta ciudad alemana, una de las incluidas en el trayecto de la Ruta Romántica, se ven más cautivadores con la llegada de la nieve. Allí, encontrarás la tienda navideña más grande del continente, la Käthe Wohlfahrt.
  3. Bled, Eslovenia: uno de los paisajes más espectaculares de Bled es el lago de aguas cristalinas cubierto de nieve, con una iglesia construida sobre un islote en el centro. Desde allí, podrás ver un castillo ubicado en la cima de un acantilado. Además, en la ciudad podrás tomar café y probar la tarta de crema típica del lugar.
  4. Štramberk, República Checa: ubicado en Moravia, en este pueblo encontrarás fascinantes casas de madera de los siglos XVIII y XIX construidas en la ladera de la montaña y bajo las ruinas del castillo de Strallenberg y de su torre Trúba.